Vendiendo hamburguesas, dulces, chilaquiles

Vendiendo hamburguesas, dulces, chilaquiles, la atleta de marcha Sofía Ramos Rodríguez, ha tratado de cubrir sus necesidades básicas para poder seguir compitiendo. Su su esfuerzo y el de su familia han dado frutos, pues obtuvo la medalla de oro en 10 kilómetros en el Campeonato Mundial de Atletismo Sub 20 realizado en Kenia.

“ Pero sí tuvimos durante la pandemia que hacer algunos sacrificios, como vender en los tianguis, tacos, hamburguesas, papas y chilaquiles vendíamos”, apuntó la joven de 19 años, quien vive junto con sus padres en el asentamiento irregular 17 de julio, en el municipio de Nezahualcóyotl.

La Chofis, como le dicen de cariño, desde los nueve años empezó a incursionar en el deporte.

“ Mi mamá y mi papá siempre me han inculcado hacia el deporte, he hecho varios deportes como el clavado, natación, gimnasia hasta que decidí este deporte de marcha. Fue en el año 2010 donde ya decidí bien estar en el deporte de marcha y ahí fue cuando gané en el 2016 mi primera olimpiada nacional, ahí fue donde más me inspiré, confié en mí y me metí de lleno”, recordó.

Sin embargo, durante este año y medio de pandemia, la situación para la atleta y su familia se fue complicando, por lo que incluso tuvieron que vender parte de su ropa para cubrir algunas de sus necesidades.

“ Nosotros a veces hemos vendido chacharitas, yo vendía tacos de guisado, ahora que fue la pandemia nos ha dado muy fuerte, desde antes pero ahora su misma ropa de entrenar, tuvimos que escoger la que estaba mejorcita, la tuvimos que vender para la pandemia salir adelante. Ella vendía chilaquiles, vendía hamburguesas, hot dog y así de la manera en que hemos salido, ha habido momentos en que hemos tenido que botear para sacar su visa para tantas cosas”, apuntó Martha Rodríguez, mamá de la joven.

Sofía, quien estudia la preparatoria vive en una casa de láminas de cartón, por donde se cuela el aire y el frío y las habitaciones sólo son divididas por cortinas. Pero pese a lo precario de su vivienda, han buscado impulsar la carrera deportiva de Sofía.

Y aunque reciben apoyo de la Conade y del ayuntamiento de Nezahualcóyotl, la joven deportista debe batallar para cubrir sus necesidades, pues su papá José Guadalupe trabaja vendiendo frutas y su sueldo no alcanza, pero los vecinos y algunos desconocidos los ha respaldado.

“ Nosotros no somos de los que andamos pidiendo, nos da pena, pero sí cuando hemos tenido muchísima necesidad hemos pedido a las autoridades, sobre todo ellos que nos apoyen, conocimos unos taxistas que de repente nos han ayudado, ahora que fue a Querétaro nos llevaron, porque no teníamos para los transportes”, recordó Martha.
Artículo Anterior Artículo Siguiente