Durante 12 días, varios atletas del mundo se congregaron en Tokio

Durante 12 días, varios atletas del mundo se congregaron en Tokio, una ciudad de antiguos guerreros samurái, para dar lecciones de superación, resistencia y perseverancia frente a todas las adversidades.

Hoy, los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 llegaron a su fin, no sin antes mandar un claro mensaje a la humanidad y a las futuras generaciones para que tengan presente que los sueños se logran si se trabaja con disciplina y pasión.

La decimosexta edición de los Juegos Paralímpicos llegó a su final, en una edición que será recordada como la primera en celebrarse en medio de una pandemia y la primera en no contar con público en las gradas.

Tras varios días de competencias de alto nivel en el que se vieron historias de éxito y grandes hazañas, los Juegos Paralímpicos de Tokio dan un paso al costado para abrirle camino a París 2024, en el que la llama del pebetero paralímpico volverá a brillar.

Así como sucedió con los Juegos Olímpicos, el pueblo japonés volvió a dar cátedra de cómo organizar un evento de tal magnitud en medio de la pandemia del coronavirus y del ‘crítico’ estado de emergencia en el que se encontraba el país oriental.

Gracias a una extraordinaria logística, planeación y estrictos protocolos sanitarios, Tokio 2020 se efectuó con gran orden evitando una cancelación que hubiese arrebatado la esperanza de miles de atletas paralímpicos que se prepararon desde el primer minuto de la clausura de Río 2016.

En lo que respecta a México, Tokio 2020 representó la mejor cosecha de preseas desde Atenas 2004, luego de conseguir 22 preseas (7 de oro, 2 de plata y 13 de bronce), superando las marcas de Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016.

Con la extinción de la llama en la #CeremoniaDeClausura quedan oficialmente cerrados los #JuegosParalimpicos de #Tokio2020.pic.twitter.com/ZSzV7cQTzN

La delegación mexicana demostró que no existen obstáculos para seguir adelante y triunfar, ya que se alcanzó el hito de las 100 medallas de oro y se superó los 300 metales en toda la historia del deporte paralímpico.

Ahora, la estafeta queda en manos de París que albergará por primera vez una justa paralímpica, ya que, desde su creación en 1960, los Juegos Paralímpicos nunca se habían celebrado en la capital francesa.

Con solo tres años por delante, la llamada ‘ciudad del amor’ espera recibir al mundo con los brazos abiertos y con público en todas las sedes con la esperanza de no lamentar más vidas a causa del coronavirus.
Artículo Anterior Artículo Siguiente