El grito discriminatorio, que ya México exportó a tierras europeas

El grito discriminatorio, que ya México exportó a tierras europeas, tiene su inicio en tierras tapatías. Han pasado 17 años desde el nacimiento de lo que comenzó como una diversión y a la vez agresión verbal para incomodar a una persona en específico, para luego convertirse en un grito que la FIFA no está dispuesta a tolerar más.

El grito de “Eeeh, ¡p…!”, dirigido hacia el portero rival, apareció en 2004 en un Clásico Tapatío entre Chivas y Atlas.

La afición rojinegra estaba molesta por unas declaraciones de parte del guardameta Oswaldo Sánchez, canterano de los Zorros, pero quien dijo tenerle más cariño al Rebaño.

Así, cada vez que despejaba desde su meta, la Barra 51 tomaba aire y advertía con un “¡Ehhh!” para que al momento que Sánchez impactara el balón, soltar el “¡P…!” que retumbaba en el estadio Jalisco.

Nadie pensaba que al iniciar el certamen eliminatorio de Concacaf para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, el grito homofóbico se prolongaría durante el torneo y después a todos los partidos de la Liga MX.

Tan solo este año, la FIFA ha multado en dos ocasiones a la Federación Mexicana de Futbol por los gritos que se han escuchado en eventos internacionales. La primera multa que fue de 1.3 millones de pesos se impuso el pasado 18 de junio, por los gritos que se escucharon en los partidos contra República Dominicana y Estados Unidos, que se realizaron en el Preolímpico de Guadalajara los días 18 y 24 de marzo.

Posteriormente, el segundo castigo de la FIFA, de 2.2 millones de pesos se registró luego de que el grito se escuchara el pasado 29 de mayo en el juego de México ante Islandia en el AT&T Stadium Arlington, Texas.

En la Liga MX, al Atlas le costó que el Estadio Jalisco fuera vetado un partido en el Clausura 2020, luego de que el grito se escuchara en reiteradas ocasiones en el juego Atlas ante Puebla, en la fecha 2.
Artículo Anterior Artículo Siguiente