En una más de las oscuras historias que envolvieron a Julio César Cháve

En una más de las oscuras historias que envolvieron a Julio César Chávez durante sus días de adicción, se ha revelado una que posiblemente es de las más fuertes en donde involucra, agresiones, secuestros y todo por el miedo de que se ventilara cómo vivía hundido en las drogas.

No es un secreto que la vida de Julio César Chávez fue complicada en su mejor punto como boxeador, ya que aunque tenía todo terminó por caer en las drogas y el alcohol que poco a poco lo alejó de sus seres querido y de sus fans que tanto lo querían que llegaron al punto de ir a visitarlo hasta su casa para saber más de él.

Esas acciones en lugar de ayudar a que Julio se sintiera en confianza solo le generó temor de que se revelara su vida intima, todo lo que hacia dentro de su mansión por lo que desató un terrible momento. Cuenta Julio que los recibía de buena manera pero que conforme pasaban las horas ellos planeaban irse pero él ya no se los permitía, quería que lo acompañaran a seguir la fiesta.

“ A veces iba mucha gente a la casa a visitarme a tomarse fotos conmigo, pero ya andando loco, los encerraba y no los dejaba salir, para que siguieran la fiesta conmigo, era una locura”, dijo Julio a Yordi Rosado en una entrevista para su canal en Youtube.

Incluso comentó que llegó a secuestrarlos para que no se fueran, uno para que lo acompañaras en su fiesta eterna de drogas y alcohol, aunque fueron solo por unas horas o un día hasta que los dejaba irse con la condición de que no mencionaran nada de lo que habían visto. “

Yo los amarraba, porque no los dejaba salir para que no hablaran mal de mi, primeramente llegan a conocerme, tomarse fotos y en mi loquera pensaba que me querían extorsionar, entonces los amarraba, los golpeaba y al otro día solo los desamarraba y los dejaba ir”, comentó Julio César Chávez.

Esas mismas acciones orillaron más tarde a que el “Gran Campeón Mexicano” se intentara quitar la vida con las mismas armas que tenia en su casa para amagar a todos los que iban. Milagrosamente nunca pudo siquiera hacerse daño. Con el tiempo comprendió el mal que vivió y fue cuando aceptó su problema de salud.

Julio César Chávez al día de hoy cuenta con 12 años limpio de cualquier droga o alcohol, su rehabilitación fue buena y aunque asegura que ha tenido muchas oportunidades de volver a hacerlo pero que se ha podido controlar para el bien de su salud y de su familia.
Artículo Anterior Artículo Siguiente