El campeón está de regreso. Se sabía que a Cruz Azul

 El campeón está de regreso. Se sabía que a Cruz Azul le iba a costar el arranque del torneo debido a las múltiples bajas que tenía de seleccionados nacionales, aún así le alcanzó para rescatar cuatro puntos en sus primeros tres juegos, y a partir del cuarto –el de esta noche contra Toluca– ya mostró esa cara y funcionamiento que lo hicieron levantar la Liga en mayo.

La Máquina fue contundente y vertical. Se aprovechó de los errores de un Toluca, que llegaba con la etiqueta de líder, para endosarle un 4-0 lapidario. Y fue mayor el mérito del conjunto celeste porque lo hizo abrazado a la fórmula de Juan Reynoso de rotar a los jugadores.

Jurado entró por Gudiño en la portería; Alexis Peña cumplió con creces supliendo a Pablo Aguilar en la zaga; “Shaggy” Martínez cubrió la lateral de Ignacio Rivero; en la media Yoshimar Yotún entró por Luis Romo, y adelante Bryan Angulo, con una gran noche de doblete, hizo que no se extrañara a Jonathan Rodríguez. Sí, Cruz Azul presentó un cuadro alterno que funcionó a las mil maravillas, haciendo ver mal al equipo más consistente de las tres primeras jornadas que no se guardó nada en cuanto a su nómina disponible.

DEFINE EN 5 MINUTOS

Cruz Azul fue una tromba en los primeros minutos. No se había pasado del minuto 5 y La Máquina ya ganaba por dos goles de diferencia.

En el primer tanto –marcado al 3’– Santiago Giménez recibió por sector derecho, pasó de inmediato a Orbelín Pineda que filtró la pelota a Bryan Angulo, el ecuatoriano controló y aprovechó el bote del esférico para sacar un derechazo cruzado que dejó sin oportunidad a Luis García.

Toluca no se había recuperado del todo cuando vino un despeje de La Máquina que le ganó la espalda a Miguel Barbieri; a velocidad Orbelín se plantó frente a Luis García y aunque el portero fue más rápido en su salida y manoteó la pelota, el esférico le cayó a Santiago,quien no dudó en sacar un tiro potente para certificar el 2-0 apenas los cinco minutos.

En la jugada quedó lesionado Luis García, quien reclamó una falta; ante las dudas, el árbitro Fernando Guerrero fue a checar al VAR, pero mantuvo su decisión de darle el gol a los celestes. El portero escarlata ya no pudo continuar en el juego y su lugar fue ocupado por Alfredo Saldívar.

De Toluca no hubo noticia al frente hasta pasado el primer cuarto de hora. Vino un centro al área que Michael Estrada remató con la cabeza, pero apareció Jurado para rechazar y todavía en el contrarremate, el portero celeste volvió a tapar el tiro de Alexis Canelo.

Parecía que los Diablos querían meterse al partido con el dominio del esférico, pero vino un error grosero de Barbieri que sepultó todas sus esperanzas. El zaguero recibió un balón retrasado, trató de pasar a Óscar Ortega, pero ante la presión de Giménez se resbaló y le dejó la pelota servida a Bryan Angulo, quien aprovechó el dos contra uno que propició Santi para plantarse y fusilar a Saldívar para el 3-0 apenas a los 34 minutos.

El caos que vivía Toluca se agravó con la roja que vio Ortega por una falta sobre Orbelín, que le hizo merecedor de la segunda tarjeta amarilla. El juego ahí se acabó por completo.

Para el segundo tiempo Reynoso movió la banca y le dio entrada a Rivero, Passerini y Jonathan Rodríguez por “Shaggy”, Angulo y Giménez; después fue turno de Baca por Yotún y Pablo Aguilar por Pol Fernández.

La Máquina seguía presionando por el cuarto gol, cayendo a veces en la cáscara; en un centro Passerini estuvo muy cerca, pero Saldívar hizo la gran atajada de la noche, pero instantes después (al 70’) vino una jugada por sector derecho que culminó Orbelín en el centro del área para el cuarto tanto.

En los últimos 20 minutos Cruz Azul bajó las revoluciones y se dedicó a sobrellevar el juego. Ya no necesitaba mostrar más, está claro que el campeón va recuperando su forma.

  

Artículo Anterior Artículo Siguiente