la jugada, del mismo Suárez, en el fondo de las redes.

Barcelona parece estar entrando en una mala racha tras su pésimo resultado en Champions League. Los de Ronald Koeman cayeron en el Wanda Metropolitano 2-0 ante el Atlético de Madrid que tuvo en Luis Suárez a un auténtico pistolero con una asistencia y el gol de la sentencia.

Desde el palco y con un teléfono en mano, Koeman trató que ponerle resistencia a su rival, sin pensar que esa imagen se convertiría en el posterior festejo de Suárez, jugador que en el 2020 se despidió del conjunto blaugrana con una llamada.

Joao Félix comenzó el partido con una buena oportunidad, el jugador definió un esférico que le llegó a las piernas tras una jugada individual de Yannick Carrasco, quien sin problema se quitó a los defensores blaugranas para introducirse en el área.

Tras una serie de avisos, Atlético de Madrid encontró su recompensa con la anotación de Thomas Lemar que desequilibró al Barça y hasta provocó una fuerte discusión entre Gerard Piqué y Sergio Busquets por el tema de la marcación al jugador que emprendió una larga carrera para culminar la jugada, del mismo Suárez, en el fondo de las redes.
Artículo Anterior Artículo Siguiente