De rivales todos son muy distintos…

Una de las salidas más cuestionadas del América en los últimos años es la de Sebastián Córdova a los Tigres. Por su edad, calidad y los rumores que lo ligaban a las Chivas, era sorpresivo que el dorsal 10 de las Águilas se fuera por la puerta de atrás.

Sin embargo, fue lo mejor. Así lo considera el juvenil mexicano, quien ya no se sentía a gusto en el sistema de Santiago Solari, entrenador de los capitalinos.

“ Tuvimos un mal entendido, pero cada quien sus gustos y él era el entrenador. Si él quería poner a alguien más, punto, yo seguía trabajando. Sí, era lo mejor (salir) porque busco minutos, quería jugar para mostrarme. Cada quien su forma de dirigir y no me adapté al 100 a eso”, confesó el volante de 24 años.

Por otra parte, contó que su hoy compañero, el portero Nahuel Guzmán, le caía mal cuando le tocaba enfrentarlo.

“ De rivales todos son muy distintos… Nahuel me caía mal, decía: este güey de todo gritaba, decía cosas, pero acá lo tengo a lado del vestidor y súper buena persona, siempre está entrenando bien, animando al grupo”, confesó en entrevista para Multimedios Deportes.
Artículo Anterior Artículo Siguiente