dejando que pocas veces se asomaran de ella.

El equipo femenil de los Tigres llegó a su séptima final consecutiva, al derrotar en el juego de vuelta de las semifinales, 4-0 al América, para un global de 5-2.

El cuadro dirigido por Roberto Medina, va por su tercer título en fila, ya que son las bicampeonas reinantes y además quiere sumar el quinto en su historia.

Después del juego de ida, donde las Águilas ganaron 2-1, se esperaba que hubiera más resistencia del cuadro capitalino, ante lo arrasadoras que han sido las felinas, sobre todo en casa. Pero no, desde el inicio del juego Tigres fue por el pase, metiendo al equipo del inglés Craig Harrington en su área, y dejando que pocas veces se asomaran de ella.

Lo increíble fue que el gol que abriera la eliminatoria no cayó en el primer tiempo, en parte por las grandes atajadas de la portera Renata Masciarelli, y también en parte por las fallas, increíbles, de las delanteras.

Sólo podrían abrir el juego con un golazo, y este llegó de un tiro libre ejecutado por Liliana Mercado (57′). En ese momento, el América se derrumbó.
Artículo Anterior Artículo Siguiente